miércoles, 17 de julio de 2013

Niño TV


Señor, esta noche te pido algo especial:

Conviérteme en un Televisor porque quisiera ocupar su lugar para poder vivir lo que vive el televisor de mi casa.

Tener un cuarto especial para mí.


Congregar a todos los miembros de la familia a mi alrededor.

Ser el centro de atención. Al que todos quieran escuchar, sin ser interrumpido o cuestionado.

Que me tomen en serio cuando hablo.
Sentir el cuidado especial que recibe la televisión cuando algo no le funciona.






Tener la compañía de mi papá cuando llega a casa aunque esté cansado del trabajo.

Que mi mamá me busque cuando esté sola y aburrida, en lugar de ignorarme.

Que mis hermanos se peleen por estar conmigo.

Divertirlos a todos, aunque a veces no les diga nada.





Vivir la sensación de que lo dejen todo por pasar unos momentos a mi lado.





Señor, no te pido mucho, todo esto lo vive cualquier televisor.