domingo, 30 de septiembre de 2012

Mi Beso


Con el dedo índice de mi mano derecha aparto los mechones de tu melena que te cubren la cara. 
Los recojo tras tu oreja. Todo tu perfil izquierdo esta ante mi. 
Me inclino, y casi sin tocarte te beso en la sien. Suavemente mis labios pellizcan tu ceja con otro beso pequeño. 
Continuo y beso tu párpado como lo harían dos bolas de algodón. Sigo con otro beso mínimo en el centro de la mejilla. 
Dibujo el contorno de tu mandíbula con un par de besos ligeros. Llego a tu barbilla y la beso dulcemente.

No me queda mas que besarte los labios, pero tú te me adelantas, y con medio gesto pones la boca a un milímetro de la mía. Tan cerca que sin besarte siento tu aliento como si lo hiciera. Inevitablemente iniciamos un beso diminuto, al que sigue otro mas caliente.

El peso del mundo me empuja hacia ti y tenemos el beso mas intenso. El que hace desaparecerlo todo. El que nos llena de luz. El que nos acerca. El que nos une. El que acaba asfixiándonos. El que nos inflama las venas. El que nos hace vivir. El que nos regenera.

Puedo darte miles de besos en una noche y...
... ninguno es igual a otro.