jueves, 2 de agosto de 2012

Lo que vivimos ayer


¡Qué triste es saber que ahora

lo que vivimos ayer
no podrá volver ya nunca!
Pero más triste es saber
que lo que no se hizo antes
quizá no se pueda ya hacer.